jueves, 29 de mayo de 2014

Ni un documental más

Discovery Channel está sobrevalorado. Discovery y similares, digo, porque en ese paquete puede uno meter a History, Nat Geo y Animal Planet.

Ese tipo de canales dan una falsa sensación de cultura, porque después de ver uno de sus programas se pueden decir tres comentarios tramadores en una reunión de amigos, pero la verdad es que no aportan demasiado. Dan contexto, no conocimiento. No culturizan, sino que documentan. A la fecha no se han inventado nada mejor para aprender que los libros.

Para empezar, los programas pocas veces cumplen sus promesas. Anuncian una serie sobre el asesinato de Kennedy y se gastan dos capítulos de dos horas durante cuatro semanas para al final no contar ni quien lo mató. Y en los programas de espantos nunca muestra uno. Un equipo de diez personas se va con cámaras infrarrojas, sensores de movimiento y medidores térmicos a una cárcel del siglo XIX abandonada donde supuestamente se ven y se sienten fantasmas todo el tiempo, y nunca captan uno.

Para esos canales que posan de culturales la única guerra que se peleó fue la Segunda, y llevan décadas haciendo documentales al respecto. A la Alemania Nazi no se le puede hacer un especial más porque ya se ha contado todo de todas las formas posibles.

Lea la entrada completa aquí